Bruselas calcula que el recibo de la luz subió un 4,1 % en España en el segundo semestre del 2014 y el de gas lo hizo un 7,5 %

Los hogares españoles tienen la cuarta electricidad más cara de la Unión Europea medida en poder de compra, solo por detrás de Alemania, Chipre y Portugal, así como el segundo precio de gas más elevado, por detrás de Portugal, según el último informe de Eurostat acerca de los precios domésticos de la energía. El informe cifra en el 4,1% el encarecimiento de la electricidad en los hogares españoles en el segundo semestre del 2014 con respecto al mismo periodo del 2013, y en el 7,5 % la subida experimentada por el recibo de gas.

Además, señala que el recibo doméstico de luz en España estambién, en términos absolutos y al margen del poder del compra de los consumidores, el cuarto más elevado de la UE, por detrás de Dinamarca, Alemania e Irlanda. Los hogares españoles pagan 23,7 euros por cada 100 kilovatios hora (kWh) de electricidad, frente a la media de 22,1 euros de la zona euro o de 20,8 euros de la UE. En Dinamarca se pagan 30,4 euros, frente a 29,7 euros en Alemania o 25,4 euros en Irlanda.

Medido en poder de compra, un hogar español paga 26 euros por 100 kWh, solo por detrás de los 28,5 euros del alemán y los 27,5 del portugués y chipriota, y por encima de los 20,8 euros de la media de la UE y de los 22,1 euros de la zona euro.

gráfico

Impuestos inferiores a la media

Este alto nivel de precios se produce a pesar de que los impuestos en España son inferiores a la media europea. Los hogares españoles afrontan cargas fiscales del 21 %, frente al 36 % de media de la zona euro y el 32 % de la UE, y muy por debajo del 57 % de Dinamarca o del 52 % de Alemania. En cuanto a las subidas del semestre, el 4,1 % de incremento español supera la media de la UE, del 2,9 %, circunstancia que también se repite en el gas, donde el alza media fue del 2 %, frente al 7,5 % español.

Desde el 2008, los precios domésticos de la electricidad han subido más de un 30 % en la UE, mientras que los del gas han experimentado un incremento del 35 % en este mismo periodo.

La segunda mayor subida del gas

La subida de precios domésticos del gas en España fue la segunda mayor de la UE, solo por detrás de la registrada en Portugal, del 11,4 %, lo que contrasta con los descensos del 18 % en Lituania y del 13 % en Hungría. En poder de compra, un hogar español paga 10,5 euros por 100 kWh de gas, frente a 7,2 euros de media en la UE y 7,6 euros en la zona euro. El importe español solo queda superado por los 12,8 euros de Portugal.

En términos absolutos, el precio doméstico español es el tercero mayor de Europa, con 9,6 euros, solo por detrás de los 11,4 euros de Suecia y de los 10,4 euros de Portugal.

Sin fecha para la aplicación de la facturación eléctrica por horas

El Ministerio de Industria parece haber aparcado la facturación horaria para los consumidores del mercado regulado. Se iba a aplicar primero en enero y luego en abril. El mes pasado, durante una reunión con las principales empresas comercializadoras de energía, el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, avanzó que lo más probable es que ahora se empezase a aplicar a partir de agosto. Pero para que esto ocurra debe publicarse en el Boletín Oficial del Estado la norma que amparará la medida así como la fecha para su implantación oficial. De momento, no ha ocurrido nada de esto.

La facturación por horas beneficiará a los consumidores que dispongan de contadores digitales (11,5 millones de viviendas en España ya los tienen), pues abonarán el kilovatio hora consumido al precio real que en ese momento cueste en el mercado mayorista.

De momento habrá que esperar para disfrutar de la principal ventaja del nuevo sistema. Con la facturación por horas el consumidor podrá decidir, por ejemplo, poner la lavadora o el horno en horas más baratas (de noche, fundamentalmente).

Hasta que esto no se aplique, los clientes seguirán pagando un precio medio de la energía fijado por Red Eléctrica en función de dos perfiles de consumo: tarifa general y discriminación horaria.

Demanda y renovables

Los costes en el mercado mayorista se marcan en función de factores como la demanda. Cuando esta aumenta, el coste del kilovatio hora también. También influyen las energías renovables. Si hay muchas en el sistema, el precio baja. Por eso es tan variable y difícil de controlar. Hasta diciembre del 2013, el kilovatio hora se determinaba en una subasta trimestral. Fue anulada por manipulación de precios.

Fuente: La Voz de Galicia, 28 de mayo de 2015